CRIANZA DE LOS HIJOS

Publicado en por kapaab

CRIANZA


La crianza de los hijos es de distintos estilos donde los más importantes son aquellos donde el niño comienza a tener una interacción con sus padres.

La crianza es la educación respetuosa y empática que se dan para fomentar una confianza y comunicación entre los padres e hijos. Algunos fundamentos son entregarse por completo desde el nacimiento de cada hijo, ir lo relacionando día con día a la familia y medio social. Se va promoviendo la educación en beneficio de que en un futuro el niño este preparado para enfrentar su futuro con responsabilidad. Crear confianza y respeto entre los padres e hijos es fundamental, la proximidad entre ellos hace q en ambas partes haya satisfacción pronta y plena como sea posible o deseable. Y principalmente es que los niños se sientan a gusto con ellos mismos.

 

ESTILO DE CRIANZA

La paternidad no es nada fácil, no existe ninguna escuela que diga como ser unos buenos padres y por ende nadie crece sabiendo como ser padre. Cuando se decide serlo, requiere de mucha responsabilidad, habilidades como lo interpersonal, emocional y por que no hasta la madurez.

La mayoría de los padres van aprendiendo día con día la experiencia ira abriendo panoramas para encontrar lo más conveniente forma de criar a sus hijos. Alguno de ellos toman en cuenta la forma en que fueron educados, aportando a sus hijos todo aquello que consideren más oportunamente, pero puede llegar a existir un poco de enfrentamiento entre los padres por considerar quien, que o como educara  de la manera más acertada a los hijos, ya que ambos fueron educados de diferente forma.

El tipo de crianza va de generación en generación, tal ves cada generación la va con fluctuando en muchos aspectos, trayendo frustración a los nuevos padres e intentando encontrar la mejor manera de cómo educar a los hijos que vayan llegando.

Loa psicólogos evolutivos han ido investigando por mucho tiempo todos os aspectos que van influyendo en los estilos de crianza que promueve un desarrollo emocional competente.

Braumrind (1971) identifico cuatro estilos de crianza:

1. Estilo Parental Autoritario: es restrictivo y punitivo en el que los padres exhortan a sus hijos a que los obedezcan y los respeten. Establecen límites y controles firmes en sus hijos y permiten muy poco intercambio verbal. Los padres autoritarios también pueden pegar a sus hijos frecuentemente, imponer normas rígidas sin explicarlas y mostrar su rabia hacía el niño. Los niños de padres autoritarios a menudo no son felices, son temerosos, se muestran ansiosos ante las comparaciones con otros, fracasan al iniciar una actividad y cuentan con escasas habilidades de comunicación.
     

2. Estilo Parental Autoritativo:

impulsa a los niños a ser independientes, pero aún impone límites y controles sobre sus acciones. Se permite la negociación verbal y los padres son más cálidos y apoyan a los hijos, está asociado con la competencia social del niño. Un padre autoritativo tal vez pondría su mano sobre el hombro del hijo de una forma cariñosa. Este tipo de padres muestran un agrado y apoyo al comportamiento maduro, independiente y apropiado para al edad del niño, los hijos de este tipo de padres tienden a ser alegres, muestran autocontrol y sus independientes, muestran una orientación hacía los objetivos y mantienen relaciones cordiales con sus iguales, cooperan con los adultos y sobrellevan bien el estrés.

3. Estilo Parental Indiferente: los padres no se involucran en la vida de sus hijos. Los hijos de padres indiferentes desarrollan el sentimiento de que otros aspectos de la vida de los padres son más importantes que ellos. Estos niños tienden a comportarse socialmente de forma inadecuada. Muchos tienen la autoestima baja, son inmaduros y pueden estar aislados de la familia. En la adolescencia pueden mostrar patrones de absentismo escolar y delincuencia.

4. Estilo Parietal Permisivo: los padres se encuentran muy involucrados con sus hijos, pero imponen pocos límites o restricciones sobre ellos. Estos padres a menudo dejan que sus hijos hagan lo que quieran, los niños nunca aprenden a controlar su comportamiento y siempre esperan salirse con la suya. Algunos padres crían a sus hijos deliberadamente de esta forma porque creen que la combinación de la implicación de cariño y las pocas limitaciones producirán un niño creativo y confiado. Los niños con padres permisivos rara vez aprenden a respetar a otros y tienen dificultades controlando su comportamiento. Pueden ser dominantes, egocéntricos, desobedientes y tienen dificultades en las relaciones con iguales.


 

Alta aceptación,

alta respuesta

Alto rechazo,

baja respuesta

Alta exigencia ,

alto control

Autoritativo

Autoritario

Baja exigencia,

bajo control

Indiferente

Permisivo

 

 

Los cuatro tipos de estilos parentales (autoritativo. Autoritario, indiferente y permisivo) implican las dimensiones de la aceptación y respuesta por una parte y las demandas y control por otra.

 

 

 


CASTIGO

El castigo corporal (físico) se le ha considerado como el método más esencial e incluso más deseable por los padres para educar a los hijos.

El uso del castigo corporal en los E.U. es legal, estimándose que del  70 al 90 por 100 de los padres americanos han dado azotes a sus hijos. A pesar de su uso en algunos países, existen pocos estudios sobre esto y los que se han visto correlacionados. Sin embargo, cuando los padres mostraban un fuerte apoyo emocional hacía el niño, la relación entre los azotes y problemas de los niños se reducían.

Un reciente estudio concluyo que el castigo corporal por parte de los padres estaba asociado con unos mayores niveles de obediencia inmediata y agresión en los niños, y niveles más bajos de interiorización moral y salud mental.

Algunas razones por la que los azotes u otras formas de castigo intenso con los niños deben ser evitados:


 a) Cuando se utiliza el castigo intenso como gritos, chillidos o azotones, el adulto presenta al niño un modelo fuera de control para enfrentarse a las situaciones de estrés. Los niños pueden imitar este comportamiento agresivo y falto de control.

b) El castigo puede infundir miedo, furia o conductas de evitación con los niños.

c)
El castigo le dice al niño qué no hacer en lugar de qué hacer. Cuando los padres hacen afirmaciones como "No, hagas eso", deberían de estar acompañadas de una refutación positiva, como "Pero, ¿por qué no intentas esto otro?".

d)
El castigo puede ser abusivo, cuando los padres inculcan disciplinas a sus hijos, puede que no tengan la intención de maltratarlo pero se enfadan tanto cuando están castigando al niño que caen en el abuso.

 

La ley en Suecia (1979) prohibió a los padres castigar físicamente a los hijos para educarlos, debido a su vigencia y aprobación, los índices de delincuencia infantil, abuso de alcohol, violaciones y suicidios descendieron. Otros países de igual manera se unieron a esta ley, como: Finlandia (1984), Dinamarca (1986), Noruega (1987), Austria (1989), Chipre (1944), Letonia (1998), Croacia (1999), Alemania (2000) e Israel (2000).

El uso del castigo físico por los padres puede ser relacionado con una hostilidad del individuo o conflictos conyugales, esto al ser estudiado dejo ver que es con más frecuencia el castigo en niños de 2 y 5 años.

Muchos psicólogos infantiles recomendaron razonar con los niños explicándoles las consecuencias de las acciones de sus conductas.


MALTRATO INFANTIL

En muchas ocasiones el castigo físico acaba en maltrato de bebés y niños.

A veces se tiene dificultad para comprender a todos los padres que abusan o maltratan a sus hijos. Hace sentir indignación pensando que los padres son malos, están enfermos o son sádicos y monstruosos que solo tienen hijos para hacerlos sufrir.

El maltrato infantil es muy diverso, que presenta una intensidad media a moderada, causado por las características particulares de la personalidad de los padres. Aún que en la mayoría de los casos el perfil del mal tratador es de una persona   violenta e incontrolada, en muchas ocasiones la que maltrata a sus hijos es una madre soltera agobiada, por situaciones de pobreza.

Al maltrato infantil los psicólogos evolutivos han decidido utilizar ese término en vez de abuso. Los cuatro principales tipos de maltratos son:

  El maltrato físico se caracteriza por la provocación de heridas en el cuerpo como resultado de puñetazos, palizas patadas, mordiscos, quemaduras, sacudidas u otras formas que puedan hacer daño a niño. El progenitor u otra persona puede no haber tenido la intención de hacerle daño, las heridas pueden ser el resultado de un castigo físico excesivo.

  La negligencia en el cuidado del niño se produce cuando no se cubren sus necesidades básicas . La negligencia puede ser física, educativa o emocional. 
§ La negligencia física incluye la negación o el retraso al buscar atención médica, el abandono, echar a los hijos de casa o no permitirles volver si se han ido a la inadecuada supevisión.
§ La negligencia educativa implica permitir el absentismo escolar crónico, no matricular a los niños en la educación obligatoria y no atender sus necesidades educativas especiales.
§ La negligencia emocional incluye acciones como una marcada desatención a las necesidades del afecto del niño, negativa o fracaso a la hora de proporcionar el cuidado psicológico necesario, maltrato del otro cónyuge en presencia del niño y permitir el uso del alcohol o drogas por parte del niño.

  El abuso sexual incluye acariciar los genitales de un niño, el coito, el incesto, la violación, la sodomía, el exhibicionismo y la explotación comercial a través de la prostitución o la producción de materiales pornográficos. Muchos observan que el abuso sexual es el tipo de maltrato sexual menos denunciado por el secretismo o "conspiración de silencia" que a menudo caracteriza los casos de abuso.

  El maltrato emocional (maltrato/psicológico/maltrato verbal/ daño mental) incluye actuaciones u omisiones por parte de los padres u otros cuidadores que han causado o podrían causar serios problemas de comportamiento, cognitivos o condición del niño, son lo suficientemente serios para justificar la intervención de los servicios sociales.


 

 EL CONTEXTO CULTUTAL DEL MALTRATO

La cultura también incide de alguna forma en el maltrato, la violencia cada vez se ve más refleja en la cultura americana, a diario, aparece en las pantallas de televisión y los padres recurren con más frecuencia al poder del castigo como técnica de disciplina.


INFLUENCIAS FAMILIARES

Los maltratos en el seno de las familias suelen darse con frecuencia, pero se debe considerar que las interacciones de todos los miembros de la familia, sin tener en cuenta quién es el que realmente realiza actos de violencia en contra del niño. Muchos padres que abusan de sus hijos provienen de familias en las que se utilizaba el castigo físico, estos padres ven el castigo como una manera legítima de controlar el comportamiento del niño.

Aproximadamente  1/3 de los padres que fueron maltratados cuando eran pequeños maltratan a sus propios hijos .

CONSECUENCIAS DEL MALTRATO EN EL DESARROLLO
Una de las muchas consecuencias del maltrato que se ve en el desarrollo es una escasa regulación emocional, problemas de apego, problemas en la relación con los iguales, dificultad para adaptarse en el colegio y otros problemas psicológicos.

También muestran un afecto negativo excesivo o un afecto positivo directo. Los niños maltratados parecen estar menos preparados para desarrollar relaciones exitosas con sus iguales, debido a su agresividad, la tendencia a la evasión, y las respuestas aberrantes para los acercamientos positivos y negativos a los iguales.

Se han relacionado los casos físicos con la ansiedad, los problemas de personalidad, la depresión, los desórdenes de conductas y delincuencia en los niños. Durante la edad adulta, los niños maltratados muestran cada vez más violencia hacía otros adultos, sus posibles parejas o cónyuges, al igual que una mayor frecuencia en el abuso de drogas, ansiedad y depresión.

 

La personalidad y el temperamento también juegan un papel en la adaptación de los niños de familias divorciadas. Los niños que son socialmente maduros y responsables, que muestran menos problemas de comportamiento y que tienen un temperamento fácil son más capaces de sobrellevar el divorcio de los padres. Los niños con un temperamento difícil a medida tienen problemas tolerando el divorcio.



LA CRIANZA COMPARTIDA

Se sabe que la falta de coordinación entre ambos progenitores, la minusvaloración del otro padre, la falta de cooperación y cariño y la desconexión de uno de los padres son condiciones que sitúan a los niños en riesgo. Muestran una dificultad en la adaptación social de juegos. Por el contrario, la coherencia parental  y el cariño están relacionados con el comportamiento prosocial del niño y la competencia en la relación con los iguales.


SER BUENOS PADRES CONLLEVA TIEMPO Y ESFUERZO

Los avances en todo el mundo y todos los has aspectos han ocasionado que hoy en día, exista la desafortunada opinión de que el cuidado de los hijos se puede hacer de forma rápida y casi sin inconvenientes.

Una buena educación de los hijos requiere mucho tiempo y mucho esfuerzo, no podemos invertir un minuto aquí y otro allí. Los padres que no pasan el suficiente tiempo con sus hijos o que tienen problemas a la hora de criar a sus hijos pueden pedir consejo o acudir a terapia.


RELACIÓN ENTRE HERMANOS Y ORDEN DE NACIMIENTO

RELACIONES ENTRE HERMANOS

Las relaciones entre hermanos también tienen momentos agradables y afectuosos. Las relaciones de los niños con los hermanos incluye ayudarse, compartir, enseñarse, pelear y jugar, todo esto lo pueden considerar como un apoyo emocional, ser rivales y buenos oyentes. Las influencias de los hermanos, entre los factores a considerar se encuentra en el número de hermanos, las edades de los hermanos, el sexo de los hermanos y si la relación entre ellos es diferente de las relaciones entre padres e hijos.


ORDEN DE NACIMIENTO

El orden de nacimiento explica las variaciones en las interacciones con los padres y hermanos asociados con las experiencias únicas de estar en una posición particular dentro de la familia. Esto suele ocurrir con el hijo primogénito . Los padres tienen mayores expectativas para sus primogénitos que para el resto de sus hijos, presionan más a éste que a los demás hijos y también interfieren más en sus actividades.

No es sorprendente que los primogénitos y el resto de los hermanos tengan características diferentes. Los primogénitos son mas maduros, colaboradores, conformistas, ansiosos y tienen mayor auto-control que sus hermanos. Los padres prestan más atención a los primogénitos y esto se relaciona con su comportamiento. Las demandas establecidas por los padres a los primogénitos tienen como resultado un gran esfuerzo académico y profesional; sin embargo, alguna de las presiones ejercidas sobre los primogénitos para conseguir resultados elevados pueden ser la razón de que sientan culpa, ansiedad y dificultad para sobrellevar el estrés, al igual que una mayor admisión en clínicas de apoyo infantil.

La creencia popular es que el hijo único es un "mimado", con características indeseables como la dependencia, la falta de auto-control y el comportamiento centrado en uno mismo. Pero se ha presentado que un retrato más positivo del hijo único, a menudo está más orientado a los objetivos y desarrollan una personalidad atractiva, especialmente comparados con los hermanos más pequeños de familias numerosas.

Aunque el orden de nacimiento no es una buena variable predictiva del comportamiento, se consideran factores como la diferencia de edad, el sexo de los hermanos, las influencias de los iguales, la escuela, los factores socio-culturales y demás, a menudo son más importantes para determinar el comportamiento  del niño que el orden de nacimiento.



LA EVOLUCIÓN DE LA FAMILIA EN UN CONTEXTO SOCIAL CAMBIANTE


Cada vez más niños crecen un una mayor variedad de estructuras familiares, muchas madres pasan la mayor parte del día lejos de sus hijos, incluso de los bebés. Más de una de cada dos madres son hijos menores de cinco años trabajan y más de dos de cada tres mujeres con hijos de 6 a 17 años lo hacen.


PADRES TRABAJADORES

Debido a que el funcionamiento del hogar se ha vuelto más eficiente y el tamaño de las familias americanas se ha reducido, no es cierto que cuando ambos padres trabajan fuera del hogar, los niños reciben menos atención que antiguamente. A pesar de que los padres con niños en edad escolar no trabajen ocupen el tiempo en cargas del hogar. Se puede asumir que los padres no fuesen a trabajar los niños se verían benéficamente libres de tanta tarea doméstica.

Las madres no siempre tienen un efecto positivo en el niño, las madres educadas que no trabajan pueden intervenir demasiada energía en sus hijos trayendo un exceso de preocupación y disuadir la independencia de los niños.

Lois Hoffman (1989) cree que el trabajo materno es parte de la vida moderna, es una simplre respuesta a los cambios sociales. Las necesidades del niño a medida que van creciendo, requieren que la madre vaya reduciendo el apego hacía sus hijos. Puede ser más fácil para las madres trabajadoras, cuyos trabajos son una fuente adicional de identidad y autoestima.

Se han señalado que no hay efectos perjudiciales del trabajo en las madres; sin embargo, en circunstancias específicas el trabajo puede producir efectos positivos o negativos en la crianza de los hijos. En algunas familias, el estrés relacionado con el trabajo puede desbordar o alertar la paternidad. En otras, el mayor sentimiento general sobre el bienestar producido por el trabajo puede llevar a una crianza positiva.

Cuando la madre trabaja durante el primer año de vida su hijo, puede tener efectos negativos en el desarrollo posterior del niño.


LOS NIÑOS EN FAMILIAS DIVORCIADAS

 Algunas cuestiones importantes sobre los niños de las familias divorciadas:

1. ¿Se adaptan los niños mejor a las familias nunca divorciadas que a las familias divordiadas?
La mayoría de los investigadores están de acuerdo sobre que los niños de familias divorciadas muestran una adaptación peor que sus iguales de familias no divorciadas. Los niños de familias divorciadas son más propensos a tener problemas acádemicos y exteriorizar los problemas (delincuencia) e interiorizar problemas (ansiedad y depresión), son menos responsables socialmente, tienen menos intimidad en las relaciones, mayor abandono escolar, se vuelven sexualmente activos a una edad más temprana, toman drogas, se asocian con iguales antisociales y tienen una menor autoestima.


2. ¿Deben los padres permanecer juntos por el bienestar de sus hijos? Si los padres deben permanecer juntos en un matrimonio infeliz o conflictivo por el bienestar de los niños es una de las preguntas más comunes sobre el divorcio. Si el estrés y los problemas en las relaciones familiares asociados con un matrimonio infeliz y conflictivo que afecta al bienestar de los niños, se reduce con el paso a una familia divorciada, monparental, entonces el divorcio puede ser ventajoso. Sin embargo, si la reducción de recursos y el aumento de los riesgos asociados con el divorcio también están acompañados por una crianza torpe y conflictos continuos y en aumento, no sólo entre las parejas divorciadas sino también entre los padres, los niños y los hermanos, entonces la mejor opción para los niños sería que el matrimonio infeliz siguiera unido (suposiciones).


3. ¿Qué importancia tienen las habilidades educativas de los padres en las familias divorciadas?
Los procesos familiares importan mucho , cuando la relación de los padres divorciados es cordial y cuando utilizan un estilo de crianza autoritativo, la adaptación de los niños mejora. Se ha demostrado que se produce un desequilibrio en el año posterior del divorcio; sin embargo, dos años después se produce una estabilización y las habilidades de crianza mejoran.

 
4. ¿Qué factores están en el riesgo individual y la vulnerabilidad de los niños en las familias dovorciadas? Los factores implicados en el riesgo y la vulnerabilidad se encuentra la adaptación de niño anterior del divorcio, al igual que la personalidad se encuentran la adaptación del niño anterior al divorcio, al igual que la personalidad y el temperamento del niño, el nivel evolutivo, el género y la situación de la custodia. Los niños cuyos padres se divorcian tarde muestran una adaptación peor antes de la ruptura.



PADRES HOMOSEXUALES


 

 

Muchas madres lesbianas y muchos padres homosexuales han perdido la custodia de sus hijos a favor de sus parejas heterosexuales después del divorcio. Por esta razón, muchas madres lesbianas y padres homosexuales no cuentan con la custodia de sus hijos.

 

Los investigadores han descubierto pocas diferencias entre los niños que crecen con madres lesbianas o padres homosexuales y los niños que crecen con padres heterosexuales. Son tan populares con sus iguales y no hay diferencias en la adaptación y la salud mental de los niños que viven en estas familias, cuando se comparan con niños de familias heterosexuales. Además la gran mayoría de niños que crecen en familias homosexuales tienen una orientación heterosexual.


 

DIFERENCIAS CULTURALES, ÉTNICAS Y SOCIOECONÓMICAS EN LAS FAMILIAS

 

La paternidad puede estar influida por la cultura, la etnicidad y el estatus socioecónomico.


 

ESTUDIOS INTER-CULTURALES

 

La cultura varía en una gran cantidad de temas relacionados con la familia: como debería ser el papel del padre dentro de la familia, la variedad de sistemas de apoyo disponibles paras las familias y la manera en que los niños deben ser educados.

 

Los investigadores comentaron que la mayoría de las culturas habían descubierto, durante muchos siglos, una "realidad" que solo había surgido recientemente ene l mundo occidental: que en un mejor desarrollo social saludable del niño se obtiene a través del amor y un control moderado por parte de los padres.


 

ETNICIDAD

Las familias numerosas son más comunes entre los grupos minoritarios que en los grandes.

Las familias monoparentales son mas comunes entre los afro-americanos y los latinos que entre los blancos. En comparación con los hogares con dos padres, los solteros a menudo tienen más limitados los recursos de tiempo, dinero y energía. Los padres de minorías étnicas tienen menos educación y son más propensos a vivir en circunstancias de pobreza que los padres blancos. Aún así, muchas familias de minorías étnicas de pocos recursos encuentran la manera de educar niños competentes.

 

 

EL ESTATUS SOCIOECONÓMICO

Se han encontrado diferencias de crianza entre los diferentes grupos socioeconómicos

 a)    Los padres con pocos recursos económicos:

§  Están más preocupados por que sus hijos cumplan con las expectativas de la sociedad.

§  Crean una atmósfera en el hogar en la que los padres tienen autoridad sobre los hijos

§  Utilizan más el castigo físico.

§  Mandan más y conversan menos con sus hijos

 b)    Los padres con un estatus socioeconómico más alto:

§  Están más preocupados por desarrollar la iniciativa de los niños y retrasan la  gratificación

§  Creán una atmósfera en el hogar en la que los niños participan casi de igual forma y en la que las reglas se discuten en lugar de imponerse de forma autoritaria

§  Son menos propensos a utilizar el castigo físico

§  Mandan menso y conversan más con sus hijos

 
También existen diferencias socioeconómicas en la forma en que los padres conciben la educación.

Los padres de clase media y alta más a menudo conciben la educación como algo que debería ser fomentado por los padres y los profesores. Por otro lado los padres con un nivel socioeconómico bajo son más propensos a concebir la educación como el trabajo de los profesores. Por tanto, las relaciones cada vez mayores entre la familia y la escuela pueden beneficiar especialmente a los estudiantes de familias con pocos recursos.


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post